Agua seca como solución al cambio climático

Agua seca es como llaman a una sustancia hecha a base de agua y sílice. Se trata de un líquido que no moja. El invento, también llamado agua de polvo,  se patentó en 1968 y ahora se ha pensado que puede ser útil para abserber los gases contaminantes responsables del efecto invernadero y combatir así el cambio climático. En realidad, los recientes experimentos han demostrado que el agua seca puede absorber todo tipo de gases. Este agua en polvo tendría la capacidad de absorber y almacenar grandes cantidades de dióxido de carbono que ahora contaminan la atmósfera. Aunque no paran ahí sus prestaciones, y es que también puede usarse para transportar mercancías peligrosas y en múltiples productos de limpieza.

La nueva ola de experimentos con agua seca se ha presentado en un reunión celebrada por la Sociedad Americana de Química, en Boston, Massachusets.

Más información: Artículo de “El país”

Esta entrada foi publicada en Sen categorizar. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta